El rol del estudiante

Estudio ingeniería industrial en la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Córdoba. Terminé de cursar en el 2011 haciendo la carrera al día, y este año finalmente será el que me gradúe. Podría decirse que como estudiante ya soy uno de los veteranos, al menos en la educación formal, porque uno luego sigue aprendiendo toda la vida. El día que dejamos de aprender, nos morimos.
Firme a mi convicción de vivir el momento y explotar al máximo las oportunidades que tenemos, han sido muchas las instancias en la que frené a pensar cuál era el rol que tenía como alumno de la universidad, y como podía aprovechar ese momento al máximo. Por esas razones, me he vinculado en asociaciones estudiantiles como AVEIT, AIESEC, AAREII y otras, he participado en eventos relacionado a la carrera, al emprendedurismo, a la tecnológica, educación, o lo que sea.
Y por sobre todo, he visto el compromiso de involucrarme en la gestión y en la toma de decisiones de la universidad, con el principal motivo de devolverle a la Universidad algo de lo que la Universidad nos da. Cuando creo que hay cosas que se hacen mal o que se pueden hacer mejor, trato de ayudar o me callo la boca, no creo en criticar por criticar. Es hipocresía. Hace varios años conocí a otros compañeros (por la Facu, no por peronista) que sentían la misma motivación de devolver a la Universidad y creamos un buen grupo dispuesto a mejorar nuestra carrera, eventualmente nos presentamos en elecciones, resultamos consejeros departamentales, y luego de esa gestión, el trabajo de dos años y las relaciones creadas en la universidad, me llevaron a formar parte de una iniciativa nacional, y luego de las elecciones del año pasado, hoy soy consejero estudiantil superior de la Universidad.
Sin embargo, me di cuenta que todo lo que podemos hacer en la universidad como estudiantes se queda muy corto con lo que deberíamos hacer por el país. Y el compromiso que adoptamos desde la participación de los estudiantes en la gestión de la universidad tiene que ir más allá. No es colaborar solamente devolviendo con amor y compromiso a nuestra universidad, también tenemos que entender que nuestra educación es de excelencia y gratuita, por todo el aporte que se hace desde la sociedad. Es con los impuestos que todos pagan, que unos pocos privilegiados podemos estudiar. Pongamos el egoísmo lejos de la mesa y entendamos que la formación universitaria no es lo que va a permitir que como ingenieros tengamos un mejor pasar, mejor calidad de vida y trabajo, sino que es la oportunidad que tenemos para realmente aportar a la sociedad creando mejores condiciones para todos. Y creo que no sólo tenemos que entenderlo así como estudiantes, sino que la universidad debe entenderlo como institución y poder direccionar la educación a la formación de emprendedores con mucho más énfasis, porque son esos emprendedores los que generen riqueza para el país, creen empresas y más trabajo digno.

En el rol de estudiante, ya no sólo creo que tenemos que aportar a la universidad por todo lo que nos da, sino que es nuestra responsabilidad moral aportar a la sociedad, desde cada instancia y oportunidad que tengamos durante la carrera universitaria. Sería algo pequeño, pero una forma de decir gracias al menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s