¿Querés cumplir un sueño? Empezá con la pregunta completa.

Para mi hacernos la pregunta de qué es lo que nos gustaría hacer o qué sueño nos gustaría cumplir no es la pregunta correcta, o al menos es una pregunta incompleta. Para que la pregunta sea útil nos falta la segunda parte.

Esta es mi explicación: esa es una pregunta de signo positivo (+), algo que suma, agrega, avanza y le pone otra capa de material a nuestras actividades.

Podemos sumar cosas hasta que las horas del día estén cubiertas o hasta que la energía nos permita funcionar. Después de eso, el vaso está lleno y no entra nada más, agregar cosas significa colapsar.

Si estamos haciendo mucho o estamos haciendo poco, igualmente estamos “ocupados” todo el día, no tenemos tiempo.

Como seres humanos, tenemos un inicio y un fin, entre medio de ambos hay un camino. Naturalmente necesitamos hacer cosas y no hacer las cosas que nos gustan (o disfrutar de lo que hacemos) nos genera frustraciones.

La mejor forma que tenemos para agregar algo más de lo que nos gustaría hacer, es acompañando esa intención con su contraparte negativa (-): algo que reste, saque o haga lugar. Porque para poder hacer una nueva actividad o conseguir lo que queremos, tenemos que saber hacer lugar para que entre esa capa.

Es fácil ver lo que suma. Aquello que nos gusta o que nos hace avanzar. Los vemos porque son los resultados, es lo que se muestra y también lo que se festeja. Es la foto que se sube a Facebook y la que recibe muchos “Me gusta”. Ejemplo: recibirse, hacer un viaje, aprender algo nuevo, ganar un premio, hacer una actividad copada, etc. También es lo que vemos porque prestamos especial atención a eso y nos da ganas de tenerlo, lo deseamos o hasta tenemos envidia de la sana para estar en ese mismo lugar.

Lo que resta es difícil de ver porque no está a la vista, generalmente no se quiere o puede mostrar y no es tan popular. Nuestra atención selectiva hace que lo pasemos de largo y no le pongamos mucha atención. Lo que resta en muchos casos es imposible de ver porque es lo que nunca existió o no se puede capturar en una escena ni sacarle un foto. También lo que resta suele ser inmaterial, intangible o incomprensible.

Para tener una pregunta completa hay que ponerle su parte positiva y su parte negativa. Mantener el equilibrio. Entender que en toda transacción hay un intercambio, una transferencia de recursos: Nada es gratis.

Ejemplos:

(+)

  • ¿Qué es lo que me gustaría hacer?
  • ¿Qué es lo que me gustaría lograr?
  • ¿Cuál es el sueño que quiero cumplir?

( — )

  • ¿Qué es lo que estoy dispuesto a dejar?
  • ¿Cuál es el dolor que elijo sufrir?
  • ¿Cuál es el costo que estoy dispuesto a afrontar?
  • ¿Qué es lo que estoy dispuesto a hacer para lograrlo?
  • ¿A qué le voy a decir que NO?

Formular la pregunta completa nos prepara mejor para ese camino. Nos ayuda a tomar la responsabilidad y aceptar que tenemos que pagar un precio para conseguir lo que queremos.

Elegir los dolores que vamos a sufrir es lo que nos prepara para enfrentarlos y para superar otros inesperados. De lo contrario nos embarcamos en proyectos o sueños, abandonamos el barco en la primer tormenta (quizás sin haber salido del puerto).

  • Vemos al emprendedor cuando sale en el diario, pero no vemos como la lucha en el día a día.
  • Vemos al recién egresado recibiendo el diploma, pero no vemos las miles de horas de estudio.
  • Vemos al futbolista cuando llega a primera, pero no vemos las miles de horas de entrenamiento.

Tampoco vemos las frustraciones, el fracaso o el esfuerzo acumulado. No entran en la foto.

Desde Marzo a Julio, junto a mis amigos de AVEIT recorrimos 16 países en Europa, visitando más de 70 ciudades, manejando en Motorhome cerca de 19.000 kilómetros. Conocimos la grandeza de París, Londres o Roma; el encanto de Florencia, Praga, Edimburgo; los paisajes de Eslovaquia, Suiza o Escocia. Mil maravillas que nos permitieron cumplir sueños que traíamos desde la infancia. Y las fotos de cada experiencia queda muy linda en la galería de los sueños cumplidos, pero lo que no decora esa galería son las rifas que empezamos a vender en el 2008 o las incontables reuniones hasta las 3 de la mañana. Tampoco entra en la foto los sinsabores que se pasan o lo que uno extraña a la familia y amigos cuando está tanto tiempo fuera.

El éxito repentino, de un día para otro, se consigue con 10 años de esfuerzo.

Al final del día, es mucho más claro ver que el dolor del camino era lo necesario para el final alegre. No es tan claro desde el comienzo, antes de actuar. Por eso es importante que la pregunta que nos hagamos sea completa.

Si encaramos el proyecto teniendo presente el dolor que elegimos sufrir las probabilidades de tener éxito son mayores, y en caso de no llegar al objetivo el aprendizaje será más valioso. Si nos enfocamos en el dolor avanzamos con mayor decisión y con un paso más firme.

El impedimento a la acción genera acción. Lo que se interpone en el camino, se convierte en el camino. (Marco Aurelio)

Anuncios

3 comentarios en “¿Querés cumplir un sueño? Empezá con la pregunta completa.

  1. Esta reflexión está muy buena, me llevo a hacer un balance en que acerté o en que me equivoque, creo que no me quedo en rojo, eso es lo que creo y sin vanidad, Lo que resta del camino voy a tratar de que me guste lo que hago y hacer lo que me guste. Cierto que en mi columna del haber están vos y tus hermanas que es lo que más gusta de esta
    vida.salute

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s